domingo, 23 de septiembre de 2007

1976, Cárcel de Libertad: Pájaros prohibidos.

Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso.

Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel.

Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el dibujo pasa.

Didaskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

-"¿Son naranjas? ¿Qué frutas son?"

La niña lo hace callar:

-"Ssshhhh".Y en secreto le explica:

-"Bobo. ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas".

Amares
Eduardo Galeano



Hoy, como todos los domingos, me he sentado despues de hojearlo, a leer el suplemento del pais.Lo llevo haciendo añares y cada domingo se ha convertido en ese ritual necesario, tanto como el cafe de las mañanas. Este domingo entrevistan a Javier Marias, no he podido aún terminar la entrevista pero me he quedado con una frase que cuenta Marias que decia su padre, es algo asi como que el hombre es un ser primitivo lleno de informacion.

Los niños que ven más que lo que vemos nosotros, y nosotros que poseemos más información pero no sabemos nada. Hoy tocaba reflexionar, sobre este mundo de desinformacion informada, de cultos ignorantes, de comodos zappineros sentados en los sofas a la espera de una caja que te ahorre el esfuerzo de pensar.Que fácil se lo ponemos, mientras estemos asi, mudos, callados, comodos en nuestras pequeñas islas de ignorancia,mientras miramos para otro lado ellos seguirán haciendo lo que quieran porque nos harán creer que lo hacen por nosotros, y lo creeremos, porque asi nos ahorraremos tener que levantar la vista y ver tras los árboles los pájaros que nos miran.

A veces los niños ven más alla de lo que nosotros somos capaces ver.

2 comentarios:

Pablo dijo...

Hola May:

Me ha gustado esto que apuntas de la percepción de los niños de la realidad y como has empezado por Galeano, te copio otro teexto del escritor Uruguayo.

Pobreza (Eduardo Galeano)

Las estadísticas dicen que no son muchos los pobres del mundo, pero los pobres del mundo son muchos más que los muchos que parece que son.
La joven investigadora Catalina Alvarez Insúa ha señalado un criterio útil para corregir los cáculos:
- Pobres son los que tienen la puerta cerrada - dijo.
Cuando formuló su definición, ella tenía tres años de edad. La mejor edad para a asomarse al mundo, y ver.

Gisela Vanesa Mancuso abrazomariposa@yahoo.com.ar dijo...

Como admiro a Galeano, este cuento (que me lo hizo conocer una amiga hace varios años atrás) estuvo colgado en mi biblioteca durante mucho tiempo. Tal vez no sea fácil pero podemos salir de esta prisión social sin que nadie se de cuenta. Podemos mandar ojos a todos los lugares donde no podemos ir, o mirar, a través de los ojos de alguien, todas las cosas hermosas que no podemos conocer. Podemos fundar una libertad con limitaciones que destruya la cárcel del libertad en la que estamos encerrados, algunos sin darse cuenta, otros tan concientes de eso, que duele.
Un beso
Gisela
wwww.mesetasenlaalmohada.blogspot.com