miércoles, 19 de noviembre de 2008

el paso del tiempo

Me niego otra vez a maldecir
los pasos, insistentes, de mi segundero
que me dice con tic tac
como condena
cada día, la condena de este tiempo.

Me resisto a blasfemar
sobre otros tiempos
porque nunca fue mejor lo que no es cierto

Y me niego, cada día ante el espejo
a afirmar que el tiempo pasa
sin remedio,
que por más que me deshaga entre mis sueños
y rebusque entre las fotos los secretos
de suspiros y recuerdos y misterios,
un sonido, intermitente, en mis oidos
va marcando una meta a tanto cuento.

3 comentarios:

Sara dijo...

¿Qué es el paso del tiempo?

¿Un enemigo o un aliado?

Maigrir ya dijo...

Paso a saludar
soy nueva en esto
pasate cuando quieras
un beso grande

Ladrón de Guevara dijo...

Como diría Ismael: El tiempo todas las mañanas vence.

"Me resisto a blasfemar
sobre otros tiempos
porque nunca fue mejor lo que no es cierto

Y me niego, cada día ante el espejo
a afirmar que el tiempo pasa
sin remedio"

Me quedo con ese trozo -la mitad del poema-.

Un saludo.