jueves, 5 de febrero de 2009

eL iNVieRNo


Aquel estaba resultando un invierno especialmente duro. Llovía, nevaba. El viento bajaba de la sierra soplando con fuerza y barriendo con su rigor de invierno las calles de la ciudad. Hacía días que los arboles desnudos escoltaban las aceras por las que, paraguas en ristre, se paseaba la gente, o más bien se arrastraba. El invierno estaba acabando con todas sus ganas.

Cogió de nuevo el autobús y como todos los días, sentada en el asiento de siempre y escuchando la música que tenia grabada en el ipod, se dejó llevar lejos a aquella playa, a aquel otro tiempo. Recordaba las risas y lo fácil que entonces parecía todo. Quizás fuera que entonces tenía ilusión. Mirando por la ventana se dio cuenta de lo que le costaba recordar que era aquello.

Toda la vida pensando que a los 30 su vida estaría hecha, y ahora descubría que seguía teniendo las mismas dudas, los mismos miedos que cuando tenía 20, con la diferencia de que ahora ya muchas cosas habían dejado de ser posibles. Ya no lo era volver a estudiar una carrera, dedicarse a algo totalmente distinto, o quizás lo fuera pero ella ya no tenía las agallas para volver a empezar.

Volvió a mirar por la ventana, el autobús estaba parado y un montón de chavales riendo y bromeando entre sí esperaban allí para ir al colegio. Al verlos quiso ser ellos, con todas sus fuerzas, quiso volver a empezar, quiso recuperar las ganas, la fuerza y el valor de creer que iba a cambiar el mundo.

El invierno estaba resultando demasiado duro, azotando con rigor las mañanas en el autobús, y mientras ella seguiría esperando que llegara la primavera, quizás con nuevas ganas y nuevos sueños, quien sabe, quizás con ilusiones de nuevos comienzos...

4 comentarios:

Sara dijo...

Sí, seguiremos esperando la primera deseando que termine este largo invierno, y supongo, supongo que cuando llegue, seguiremos soñando...

Álvaro Dorian Grey dijo...

Este está resultando un invvierno duro, gris y frío. Esperamos que la primavera rompa en todo su esplendor y acabe con estos días grises.
Saludos y salud

Enrique Páez dijo...

Felicidades por tu blog. Un abrazo

pollablog dijo...

esta bueno, el detalle del ipod, saca un poco de contexto a la poesia desde mi interpretacion.

Saludoss