miércoles, 11 de febrero de 2009

Etica en la Empresa


Hoy en día la mayor parte de las empresas juegan a concursos sobre quien tiene más beneficios, sobre quien tiene un presidente más "cool" o sobre quien tiene la responsabilidad social corporativa más bonita o más limpia. Y como toda competición, ya se sabe, las reglas están para saltarlas y en ese camino la mayoría acaban por echar a perder la ética.

La crisis ha servido en bandeja de plata a muchas empresas la oportunidad de tirar por la borda esa fachada de progresismo y respeto., que aunque no fuera cierta, fingían con cierto estilo. La crisis les ha permitido parapetarse tras esas seis letras que producen terror al ciudadano de a pie que no llega a fin de mes, que apenas alcanza a pagar la hipoteca, para jugar a la ruleta rusa con sus trabajadores. Siempre hemos sido número, nunca hemos tenido dudas al respecto, pero ahora hemos llegado a un juego de suma cero, si no(nos) sumas, (tu) restas. Así de sencillo.

Las empresas piden contratos de despido barato, anuncian beneficios pero regalan despidos, muchas veces improcedentes, injustificados,pero estamos en crisis, y ahora todo vale para salvar nuestros bonitos chalets, coches y bonus.

Y nosotros como siempre aquí estamos, viendo pasar por encima de nuestras cabezas, una y otra vez, la espada de damocles que no deja de recordarnos que podemos ser los siguientes.

Soy ingenua, si leeis a menudo este blog lo habréis podido comprobar, pero no puedo dejar de sentir una rabia infinita invadiendo mis ganas, mis fuerzas. No puedo parar de preguntarme porque nos callamos,y no hacemos nada. Nosotros somos más, quizás sin chales,ni bonus ni coches que defender. Al menos espero que a nosotros nos quede la dignidad, pero claro eso no da de comer, y así seguimos, tragando.

3 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Hace tiempo lo comenté en el blog. ¿Dónde están los sindicatos cuando el paro sobrepasan los 3 millones y los generales de los empresarios piden abaratar el despido? Y la gente quieta, poniendo velitas a todos los santos para que, ya no le suban el sueldo ni les quiten derechos, sino que le conserven el trabajo aunque les quiten la dignidad. Malos tiempos para el trabajador.
Saludos y salud

Fernando Manero dijo...

No eres ingenua, eres realista y una perspicaz observadora de lo que ocurre. Tu diagnóstico es correcto e incluso has sido demasiado benévola. Lo que ocurre es un escándalo, que ofende la dignidad humana y humilla a los trabajadores hasta extremos inconcebibles. Cierto, nos queda la dignidad, pero ¿qué hacemos con los indignos?

Mar (La vieja sirena) dijo...

Qué asquito de todo

No es por presionar pero.... ¡¡¡Saca un ratito para cafetear conmigo!!! :)

Muaksss