martes, 24 de febrero de 2009

FiCCioN

Ayer escuché de nuevo un concierto de Marwan en el libertad. Hacía mucho que no lo hacía, y al empezar el concierto me dí cuenta de que lo echaba de menos. El concierto como siempre fue magnifico. Pero ayer, especialmente, hubo dos cosas que me marcaron.
.
La primera fue una frase, de esas que duelen. Marwan comentó que en su canción ¿que pasa? estuvo tentado de poner una frase, que comprendedlo voy a reinterpretar a mi manera, porque a esta edad que una tiene ya, la memoria empieza a fallarle. La frase en concreto era algo así como "uno se cree independiente hasta que dejan de contar contigo". Pura verdad.
.
La segunda cosa que me gustó, fue una disertación sobre la voz del escritor, sobre las emociones que expresan un poema, un cuento, una novela o una canción. A veces es difícil hacer entender a la gente que lo que algunos tratamos de convertir en negro sobre blanco no son desgarradas confesiones de nuestra propia vida. Como personas que somos todos nos alimentamos de lo que vivimos por supuesto, pero también de esa emoción que un amigo, un poema o una película pueden trasmitirnos. Es algo que todos hacemos, pero supongo que aquellos a los que nos gusta escribir más, ya que hacemos de esas emociones parte de nuestra ficción, de nuestros textos. Es inevitable que en lo que escribamos haya algo nuestro, pero también hay un "algo" ajeno maravilloso que alimente eso nuestro hasta convertirlo, a veces, en la más maravillosa de las ficciones.

2 comentarios:

Sara dijo...

... a veces me da envidia vivir tan lejos de Madrid... Sobre la disertación sobre la voz del escritor, no sabría que decir, jamás me consideré escritora, aunque supongo que no le falta razón, yo es algo que tan apenas comparto con las personas de mi día a día. Y sobre la independencia, que decir, sin palabras...

Un beso,

Ladrón de Guevara dijo...

Me alegro de que disfrutases y te empapases de Marwan, siempre un aliento en medio del largo camino.

Nosotros vamos a tener el placer de disfrutarlo en Valladolid pronto.

En cuanto a lo del escritor, yo siempre he creído que somos una especie de imán que nos nutrimos de sentimientos de nuestro alrededor, captando lo que luego plasmaremos, dsfrutando con las palabras, sentimientos y amigos.

Un saludo.