jueves, 12 de noviembre de 2009

PARTE METEOROLÓGICO


A primera hora brumas de irresistible ansiedad atacarán sin piedad el sistema nervioso provocando una tormenta de pétalos que cubrirán el cuerpo y perfumaran los sueños. Esta situación irá poco a poco rolando a dulzura en las primeras horas del día gracias al tenue calor de tus brazos cubriendo los míos.
Por la tarde se mantendrán estables las presiones en labios y cintura para acabar dando lugar, al final del día, a una noche de tormentas que arreciaran con más fuerza cuando caigas en mi ombligo

2 comentarios:

Ladón de Guevara dijo...

Curiosa entrada, y muy bonita foto.

Un saludo

el gran caiman dijo...

Se anuncia entre los dos tiempo inestable
asoman a tus ojos las tormentas,
por la noche es probable
que el viento sea variable,
que me quieras… y luego te arrepientas.

Las isobaras ven hielo en tus venas
y en tu pañuelo un mar que se sofoca
y auguran las antenas
que harán falta cadenas
para subir al puerto de tu boca.

Besarte es desatar un huracán
que suba en el termómetro en el mercurio,
algunas nieves dan
calor cuando se van
fundiendo entre el desierto y el diluvio.

Lo malo es que después la gota fría
se instala entre mis huesos y los tuyos,
corrige mi alegría
la noche de aquel día
que me condena al páramo y al trullo.

Caerá un rayo en mi torre de Babel,
arrasarán las plagas y la hambruna,
vendrán lunas de hiel,
a devastar mi piel
si el desamor no encuentra su vacuna.

J.SABINA