jueves, 11 de marzo de 2010

Silencio


Las calles de esta ciudad que ya es casi mía se cubren hoy de palabras que el viento se llevó. Algunas son de dolor, de melancolía, de desgarro, otras de alivio, de sueños rotos, de vidas acabadas. Las vías del tren se han ido llenando poco a poco de memoria, de recuerdos por las lágrimas que rodaron, los gritos, los móviles sonando en medio del silencio.

Todos recordaremos los paraguas tapando el frío de las calles, yo recuerdo el silencio que anidó el corazón de cada uno, también el mio. El frío silencio del dolor que todo lo aniquila. Y en medio tan solo la esperanza de que el silencio algún día se rompa por la risa franca de saber que ya no habrá mas dolor.

Quien sabe...


2 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Y todavía hay estúpidos que venden muertos por periódicos
saludos y salud

Ladrón de Guevara dijo...

Recordemos para aprender, pero no sólo aquí, sino aprender de todos los muertos que estúpidamente condenamos al silencio.