lunes, 10 de enero de 2011

Lunes negro


El tiempo en la vida lo marcan, no los taciturnos pasos del minutero en el reloj sino, la absurda cadencia de acontecimientos que salpican nuestros pasos.

Los mios útimamente han sido mas que pasos bandazos. Trazos gruesos de malas decisiones que no parecen tener vuelta atrás. Me pregunto, por ello, como es posible que no exista en la vida el botón de delete del teclado, esa maravillosa opción de deshacer que nos regaló hace años windows (u otro, sin ofender, que mis conocimientos de la historia de la informática son bastante mermados)

Y pasan los días, y sigo asustada pensado en esos grandes errores cometidos que han convertido mi rutina en algo que no me gusta. Puede que también tomara alguna buena decisión pero en lunes negros como este no soy capaz de verlo, no soy capaz de verme.

Me pregunto como veré las cosas si algún día vira el viento y de repente me encuentro sumida en un torbellino de buenas decisiones. Puede que eso ocurra, a veces pasa... pero hoy por hoy permitidme esta pataleta...es lo único que me puedo conceder a mi mísma, un grito ahogado en un vacío virtual para no mandar todo al carajo.

2 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Yo me he propuesto conseguir recordar cada error que he cometido, pues con ellos he llegado a donde estoy.

A veces los errores son sólo el camino más lógico entre una herida y una cicatriz.

Cuídate.

Álvaro Dorian Grey dijo...

los errores pasados son eso, errores pasados. Debes mirar para delante y aprender, como bien dice Ladrón. Cometé el mundo
saludos y salud