lunes, 10 de octubre de 2011

AQUI SE LEE POESIA


Estoy feliz de que el Nobel de literatura de este año sea para el poeta sueco Tomas Tranströmer, además de por la posibilidad de poder descubrir a un autor desconocido hasta hace unos días para mi, por el hecho de que se reconozca el valor de un genero, la poesia, cada vez más marginal, y no lo digo como aficionada-escritora de poesia, sino como amante de la misma. Cada vez resulta más dificil encontrar en librerias (no digo ya en grandes almacenes) secciones completas de poesia con un catalogo más allá de esos básicos que rellenen estanterías muchas más veces que lecturas.

La poesía mal vendida y poco reconocida, es para mí ese genero en el que la mayor parte de las veces encuentro lo que yo llamo “momentos falta-de-aliento”, en un poema es posible encontrar una esencia literaria mucho más profunda que en la mayor parte de las novelas. Aunque no es esta una guerra para comparar generos, ambos aportan ese “algo” que hace mejores nuestras vidas (siempre me apeno, en silencio, cuando alguien reconoce en publico que nunca lee, y me indigno si el que lo dice utiliza además un deje de orgullo). Soy de las que creen que leer me hace querer ser mejor, y leer poesia contribuye a aumentar mi capacidad de bucear en lo profundo de cada uno mismo, de mi misma.

Tiendo habitualmente a creer que mi pequeña biblioteca de poesia es escasa, me averguenza reconocer el innumerable numero (valga la redundancia) de autores que desconozco, que no he leido. Reconozco también que mis conocimientos poeticos se ciñen más a la poesia hispanoamericana que a autores de otras regiones, pero hago lo que puedo, y por supuesto intento seguir aumentando mi pequeña colección, sentirme orgullosa de ella y revivirla de vez en cuando que quizas sea uno de los mayores tesoros de la poesia, esa capacidad de habitar un versos tantas veces y de formas tan distintas.

Mi colección recorre autores dispares, tanto como lo pueden ser Sabines, Neruda, Luis Garcia Montero, Damaso Alonso, Walt Whitman, Benjamin Prado, Lorca, Kirmen Uribe, Gloria Fuertes, Benedetti, Miguel Hernandez, Pacheco, Gabriel Celaya,…Mi última adquisición son en realidad dos: el primero un regalo, una antología poética de Felipe Leon (poeta hasta ahora desconocido y que atesoro ya en mis manos con esa ansiedad que se siente siempre en una primera lectura) y el segundo es el primer libro de Marwan “La triste historia de tu cuerpo sobre el mio”, donde he encontrado poemas maduros y cotidianos, que reflejan un autor distinto del musico, que refleja un nivel poetico alto.

Creedme,leer un buen libro de poemas es siempre un ejercicio de cordura y del realismo mas sincero. ¡Yo os lo recomiendo!

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

Me ha encantado tu entrada porque coincido con ella plenamente. Yo tampoco conozco demasiado sobre autores y poesía. Tristemente escribo más poesía de la que leo.

Además creo que la poesía es un género pequeño, íntimo, y por eso a menudo los lectores no se cuentan por millones, sino por unos pocos conocidos entre todas nuestras amistades.

Cuídate.