lunes, 11 de agosto de 2008

VIVIR DE PRESTADO


Ayer domingo, como cada domingo desde que tengo memoria, abría las paginas del pais semanal para hojear los articulos de esta semana. Es una de esas constantes heredadas de mis padres, el domingo toca hojear la revista para durante la semana ir leyendo los articulos que mas me interesen. Con una salvedad, la semana en que escribe Almudena Grandes no puedo perder ni un minuto en leer su articulo, antes incluso de ver el indice de los reportajes de esa semana.


Pero algunas veces las cosas cambian. A veces, hay algunas entrevistas, algunos articulos que no puedo dejor de leer en cuanto descubro de que tratan. Es el caso de la entrevista que ayer habian publicado sobre la historia de Macarena Gelman, nieta el insigne premio cervantes Juan Gelman, con su voz como protagonista y narradora




No por mucho leer y oir sobre este tema una deja de estremecerse al pensar en la tristeza de estas vidas robadas. Ya fue suficientemente horrible la represión que una generacion sufrió de aquella forma, violando cualquier derecho imaginable, y sobre todo negando a tanta gente el derecho a saber que habia sido de sus familiares y amigos ( como siempre la memoria histórica, esta necesidad de saber que tanto se niega, no por reabrir heridas sino precisamente para poder cerrarlas, para poder mirar al futuro con esperanza). Pero más triste aún que el dolor por los desaparecidos, es el dolor por los "robados". A estos niños no solo se les negó la posibilidad de vivir con sus familias, con unos padres en la mayor parte de los casos asesinados ambos, sino que encima se les obligó contra su conocimiento ( el poder del saber, del conocer) a vivir una vida inventada por otros, regalada a otros en función de "unos meritos" y "amiguismos" que compraban niños como quien compra ropa o souvenirs.


Una como yo, que ha tenido mucha suerte en esta vida que le ha tocado vivir, que ha crecido con una familia estupenda, en un pais en paz, que solo ve las guerras por la televisión y las miserias, que no dejen de doler,le resultan lejanas (me refiero a geograficamente, claro), a veces los domingo cuando ve el rostro de una muchacha no mucho mayor que ella que intenta a estas alturas descubrir quien es, no puede dejar de preguntarse como es posible, y más aún, como puede ser que haya gente que siga creyendo que estas cosas es mejor dejarlas estar, que para que saber...



Saber, para mejorar, para hacer justicia, para no permitir la invulnerabilidad de los criminales, para no repetir, para aprender a contruir ese otro mundo posible, saber para tener una oportunidad, saber para recuperar a la familia, a la memoria, saber para poder llorar, saber para ser mejores...para poder soñar.


Allí

Nadie te enseña nada.
Nadie te enseña a ser vaca.
Nadie te enseña a volar en el espanto.
Mataron a miles de compañeros y nadie te enseña
a hacerlos de nuevo.
¿Cómo hago,
cómo hago yo?
¿hay que romper la memoria para que se vacíe
/como un vaso roto?
Me consuelo estúpidamente.
Miro navegar rostros en mi sangre y me digo
que no murieron aún.
Pero mueren aún
Y yo mismo, ¿qué hago mirando cada rostro?
¿Me muero en ellos cada vez?
En alguna telita del futuro habrán escrito /sus nombres.
Pero la verdad es que están muertos,
amortajados por la incomprensión.
Alzan sueños sin método
contra la vida chiquita.
JUAN GELMAN




2 comentarios:

Ignacio dijo...

algo asi tendria que haber salido en el diario de ayer por aca, donde fue el día del niño y la mayoria de los diarios festejo los shopping y todas las propagandas y ninguno dijo nada de...o de los que todavia aca y en todas partes se cagan de hambre..

Alatriste dijo...

¡Hola amiga!
Superados mis problemas técnicos, acudo a devolverte la visita, pues me hizo mucha ilusión verte por mi desván y más, viniendo de parte de My, que es una gran amiga. Espero que te gustara lo que viste por mi blog.
Me ha gustado mucho leerte y creo que tienes unos rincones preciosos. Espero que podamos seguir leyéndonos y enhorabuena por el esfuerzo y el talento que le pones.
Un beso fuerte y que te vaya bonito. Cuídate.