miércoles, 3 de septiembre de 2008

PoR La MaÑaNa


En el ipod suena Marwan, "hoy que cumplo 25 años y seis dias..." y no puedo evitar retirar los ojos del libro que estoy leyendo para dejarme mecer por los acordes de la canción, volviendo a sentir el dolor y como la piel se estremece y una lágrima parece querer asomar. Siempre igual, demasiado sensible para poder olvidar, o alejarme.
.
Mientras esa canción se sigue dedicando a habitar mis entrañas, miro por la ventanilla del autobus que me lleva de nuevo a la condena diaria. Algunos dias, los rostros que se asoman son fantasmas que, a esas horas de la mañana, vagan por las calles, hoy son bailarines, que ruedan y ruedan al son del sol que despierta, de las calles que se llenan de vida y esperanza, mientras yo sigo escuchando esta cancion en mis oidos, solo yo, queriendo romper el silencio de la mañana para poder cantar "El silencio está gritando en todas partes, Qué le han hecho a la gente, que le han hecho a mi ciudad" para poder exorcizar esos versos que me estan empezando a ahogar, como siempre que escucho esta canción.
.
Y alguno de los pasajeros aprieta el timbre de parada, y el altavoz que suena dentro del autobus dice la hora y anuncia la nueva estacion, mientras en el reproductor deja de sonar marwan y ahora es Ismael Serrano el que me acompaña para anunciarme que " sucede también que, sin saber cómo ni cuándo, algo te eriza la piel y te rescata del naufragio" y quien sabe, puede que Ismael tenga razón, y " siempre es viernes, siesta de verano" y yo empiezo a soñar con hacer revoluciones, con reyes que pierdan sus coronas, con abrazos que enciendan la aurora, mientras mi ciudad sigue despertando, por la mañana.

2 comentarios:

Mar dijo...

Qué dos grandes canciones, qué dos grandes cantautores!
Nunca hay que dejar de soñar con hacer revoluciones,aunque sean personales, aunque sean pequeñitas. El día que olvidemos soñar estaremos muertos
Un beso, guapa, que te echaba de menos

Luis dijo...

Es curioso cómo podemos leer las reflexiones de una persona y vernos reflejados en ellas como si estuviera hablando de nosotros. Yo también voy cada mañana al trabajo en autobús, acompañado por las canciones de Ismael, Sabina, Silvio y tantos otros, y también tengo la sensación de que la canción que el azar elija en cada momento marca el estado de ánimo con el que afronto la rutina de cada día.

Muchas gracias a May por poner tan bellas palabras a mis propios pensamientos (ojalá yo supiera expresarlos así), y por animarme a seguir soñando despierto.