lunes, 31 de agosto de 2009

Carta de vuelta de verano

(fuente fotografia: http://locuraviajes.com/blog/las-10-mejores-puestas-de-sol-del-mundo/)

Quizás ahora parezca que la eternidad es un nudo que no se acaba de deshacer. Igual que ese dorado que baña la piel a la vuelta de vacaciones. Pero nada es eterno, como tampoco el verano, así que desengáñate porque nada permanecerá perenne, si nosotros no lo queremos así. Tan solo los sueños que habitan el corazón de los perdidos perviven, en aquellos que como tú, o como yo, siguen nadando a contracorriente, luchando contra los gigantes que no son aspas de molino, y permanecen ahí como esa astilla clavada en la yema del dedo que duele y no somos capaces de sacar hasta que un arranque de valor agarra una aguja y con cuidado tira de ella.

Quizás ahora parezca que la vida no te empuja, que los pasos son baldíos, que el camino que elegimos no nos lleva a ningún sitio. A veces ocurre y entonces es cuando hay que cerrar los ojos, pisar el suelo firme bajo los pies, y dejar volar nuestras alas, buscar nuevos rincones, nuevos horizontes o al menos reinventar los antiguos.

Quizás los tiempos que se acercan no sean mejores, pero no hay mayor oportunidad que el ahora que promete ser mejor que ningún otro ahora. Con los puños cerrados y la cabeza bien alta. Porque este momento es la mayor oportunidad que tenemos de ser felices.




2 comentarios:

Carolina dijo...

salud por un verano que se marcha
y por la vida también, que nos enseña que todo lo que se teje entre las olas, se diluye en el tiempo marino.
UN abrazo

Fer Conturso dijo...

Bello blog!...

saludos desde Mendoza - Argentina!

muchos éxitos y mis mas bellos pensamientos para ti!