lunes, 27 de septiembre de 2010

EPIFANIAS




A veces cuando un artista ha formado parte de tu vida durante muchos años te entra la necesidad de una pausa. Como si necesitaras olvidarlo, apartarlo de tu vida. Las canciones dejan de contarte algo para empezar a ser una mecánica que simplemente acciona un resorte en tu cabeza pero ha dejado de hacerlo en el corazón.

Y así olvidas lo que sentías al escuchar las canciones, el recuerdo al que llevas asociada una melodía o la frase dulcemente pronunciada en algún momento que hicieron de un concierto un recuerdo inolvidable.

Y también de repente, un día de casualidad, cuando no lo esperas el clic especifico en la cabeza se enciende y ¡zas! ya no hay escapatoria.

Ayer tuve la suerte de ver a un montón de pedazos de artistas en Galileo con motivo del concierto solidario a favor de la construcción en Uganda de un orfanato dentro de la campaña Uniendo notas por África. Fue un concierto hermoso, de esos que satisfacen el gusto musical y la conciencia de sentir que por una vez hacemos algo bien.

Y ahí me reencontré con Ismael. Bueno no yo en especial aunque si lo fuera para mi.

He pasado una época difícil, he tenido que sufrir una triste perdida y eso siempre te vuelve vulnerable y así es como me llevo sintiendo desde hace un tiempo. Quizás por eso me alejé de la música de Ismael y también de otros artistas cercanos, porque necesitaba escuchar música en ingles que no significara tanto, música que me aliviara, me alejara del dolor. No porque la música de Ismael me recuerde el dolor (aclaro) sino porque al estar tan cerca de mi a veces es escucharla y abrir la caja de Pandora de mi corazón. (suena cursi...quizás porque lo sea).

El caso es que ayer al escucharle cantar Te vas en el escenario de Galileo me permití recordar porque ha sido parte de mi, como de muchos otros supongo, y es precisamente por esa cercanía de sentir que a través de sus discos ha transcurrido mi vida hasta llegar a este último "Acuerdate de vivir"

Que apropiado me parece ahora si lo pienso ya solo el titulo de este disco, porque quizás en medio de esta vorágine de los últimos dos años había empezado a olvidar lo que es vivir. Que importante recordar que llegados a esta altura, a mis más de 30, podría ser cualquier cosa, porque también yo tengo que procurar sonreír más a menudo, porque a pesar de ver que hay días con espinas y que puede doler vivir hay que recordar, también, que siempre hay alguien que nos anda buscando... y en esa realidad que no podemos olvidar vivir tendrá que ser obligatorio escribir poesía, y a pesar de que a veces siga incumpliendo la obligación de ser feliz tendré que volver a asaltar los cielos y así arderán las calles como antes, de nuevo, y en ellas recordaré que antes que nada quiero vivir.

Gracias Ismael porque sin ti las epifanías serían más dificiles.

4 comentarios:

emmagunst dijo...

"antes que nada quiero vivir"... si amiga, es lo mas importante de todos los preceptos...querer vivir y tener razones de sobra o no para ello...adelante, siempre adelante, que siempre que llovió, paró (aunque suene muy vanal) -es con v?-

May dijo...

creo que con B, banal pero dejemoslo en un pecado venial.
Un abrazo

Maria Jesús dijo...

Me has emocionado... creo que todos hemos pasado esa etapa... pero inevitablemtne se clicea solo el chip y volvemos a darnos cuenta que "come what may" (pase lo que pase..) hay que acordarse de vivir!

No sabia que estabas pasando un tan mal momento.. de haberlo sabido hubiese estado desde un principio... :D

Un abrazo hermanita...

May dijo...

mari, no te preocupes...a veces la vida te da un golpe de realidad, pero mira hay que seguir.

me alegro que podamos compartir tantas cosas.

Te quiero hermanita
May