martes, 16 de diciembre de 2008

aPeNaS


Apenas un susurro, y la tarde se cae
la noche se enciende
se agotan los aires
que de suficiencia habitan las calles.

Apenas se escucha, la luna se abre
y en medio tu sombra,
mis brazos, tus carnes
donde la rutina juega a desnudarse.

Apenas la noche, y cada segundo
la casa que espera,
la tienda de turno,
y toda la noche soñando ser uno.

5 comentarios:

Noray dijo...

Bello versos.

La rutina siempre es mala compañera de viaje.

Saludos

amor dijo...

qué maravilla, may, cómo me alegra que aún haya quien mida y rime como dios manda, y encima con gracia y naturalidad

un beso

s

Sara dijo...

Muy bella la imagen, pero más bella todavía la poesía, te felicito, un abrazo,

Sara

Álvaro Dorian Grey dijo...

Me ha encantado.
Saludos y salud

Ladrón de Guevara dijo...

Preciosos versos acompañados de una preciosa foto. Me ha gustado mucho el conjunto. Enhorabuena.

Un saludo.