martes, 22 de septiembre de 2009

Otoño


El otoño ya se va
cayendo entre las manos,
tropezando en cada paso
con cada baldosa,
cubierta,
de ramas y desengaños.

El otoño,
este año,
va dibujando en la acera
las sinuosas figuras
de renuncias
y veredas
donde se pierden los pasos
caminando,
por las piedras.

La ciudad ya se detiene,
cuando el otoño demuestra
sus fauces
y sus vergüenzas,
y a nosotros,
solo queda,
abrigarnos nuestros cuerpos
con la vista, siempre, puesta
en la lumbre
que atizada
junto a un cuerpo se atempera.

3 comentarios:

Maria Jesús dijo...

Sencillamente precioso. En tu linea hermanita!!

No dejes de escribir nunca!!!

TE echo tanto de menos... tenemos que planear una huida ya!

Mil besoso otoñales mi niña!

Ladrón de Guevara dijo...

Aquí pasamos del verano al invierno, pero ahora que ha vuelto el buen tiempo, espero tener la mitad del otoño que describes.

Un saludo.

Sole Di Pasquale dijo...

El otoño siempre hace bello juego de palabras con als ciudades y los bancos repletos de hojas secas...

Un beso May! :)