lunes, 10 de febrero de 2014

Goyas 2014






El ritual el mismo de siempre: sofá, manta y televisión. Casi siempre la veo sola y es una tradición que me gusta seguir cumpliendo porque creo que el cine es un arma poderosa, porque es una forma inmediata de cultura (también entretenimiento) que hay que defender a capa y espada. Así que ayer 9 de Febrero ahí estaba yo, esperando el desfile habitual de modelazos, que es sólo la parte frívola de uno de los eventos que más me gusta disfrutar.

De la gala de anoche tengo claras varias cosas. La primera que Manel Fuentes me parece un pésimo presentador, estuvo completamente sobreactuado, con una interacción muy pobre con los actores y trabajadores del cine, tratando de hacer chistes que, a mí al menos, no me hicieron nada de Gracia. Bueno, y eso por no hablar del hasta ahora peor número musical de la historia de los goyas…. Me pregunto qué necesidad habrá de meter un número así con calzador cuando es obvio que no estaba casi ni ensayado, totalmente desafinado y no aportaba nada a la dinámica de la gala…pero esto es así, en la lista de tareas por hacer había que incluirlo…En cambio sí me gustó el gag de la familia chanante…que queréis que os diga dieron lo que se esperaba de ellos y yo me reí (fue algo así como la subida de Javier Bardem a entregar el premio de actriz de reparto, uno tiene ciertas expectativas y claro, imaginaros si el hombre no hubiera dicho ni mu)…. Pero a lo que iba: Buenafuente, Eva Hache….por favor, volver!!! (Aunque si me dieran a elegir ojala tuviéramos por aquí una suerte de Ricky Gervais)

Por supuesto también tengo muy clara que la ausencia del ministro de cultura fue otra de las vergüenzas absolutas de la gala. Pero en fin, que se puede esperar de un ministro que solo entiende por educación y cultura : los toros y los esnobismos clasista de una educación solo para aquellos que se la pueden permitir. Como bien dijo Javier Bardem, un ministro de la incultura.

En cuanto a mis momentos de la gala los tengo bastante claros: Mi admirado javier Pereira, en una categoria aburda la de novel para un actor que lleva años y peliculas. Por supuesto tambien el patio de butacas en pie para reconocer a la gran Terele Pavez (reconozco que fue mi momento lagrimita de la gala). Javier Camara, con ese goya que se le llevaba tantos años resistiendo, pura ternura cuando llegó al escenario y David trueba, que a mi sin duda me ha conquistado.

Estaba claro, al final de la gala, que la batalla por la mejor película iba a estar entre “La herida” y “Vivir es fácil con los ojos cerrados”. Yo me alegro de que fuera la segunda, después de todo como no, tratándose de una película que junta a los Beatles con una loa en la defensa de ese maestro que marca nuestras vidas.

La gala de todas formas fue pesada, le falto magia salvo momentos contados y chispa. Pero eso es la bueno del cine, que lo que de verdad importa ocurre en las salas, en la televisión, y esto solo es un escaparate. Eso sí, seguiré defendiendo el cine español, no por la denominación de origen, sino por lo que es:  Cine de calidad y fuente universal de cultura. 


1 comentario:

Skyline Spirit dijo...

pretty nice blog, following :)